MEJORA DE RENTABILIDAD EN UNA EMPRESA DE MANUFACTURA

La supervivencia de todo negocio reside en su viabilidad, y precisamente esto hace que calcular la rentabilidad sea una necesidad imperante, me atrevería a decir que la primera medición del mismo, sin embargo, un simple indicador no garantiza nada al 100%.

Un valor importante para calcular la rentabilidad es el umbral de rentabilidad, fijado a partir de lo que algunos llaman el número mágico, este número mágico es la cifra de ventas, unidades o servicios facturados que permiten cubrir los costos fijos.

Cuando ese número es superado, el negocio empieza a ser RENTABLE.

Para estar claros, todo negocio debe al menos conocer cuáles son sus costos y gastos, y esta cantidad se debe comparar con el número de ventas para determinar qué tan rentable es una empresa o que tan rentable queremos hacerla.

Financieramente existen muchas fórmulas y procesos que podemos aplicar a una empresa para determinar su rentabilidad, como por ejemplo indicadores financieros, muchos de los cuales toman en cuenta costo, precio, activos, etc.; incluso comparándola con o empresas del mismo rubro, pero debido a que este articulo tiene como objetivo centrarse en la rentabilidad de una empresa de manufactura, vamos a entrar en el tema.

La manufactura, como un concepto básico académico la definimos como una fase de la producción económica de los bienes, que consiste en la transformación de materias primas en productos manufacturados, productos elaborados o productos terminados para su distribución y consumo.

En ese sentido un proceso productivo es como una caja, en la cual entran materias primas e insumos y salen productos terminados para ser distribuidos.

Esos productos terminados al final de la línea de producción, tienen un costo, el cual de acuerdo a las mejores prácticas y estándares internacionales está compuesto por:

  • 1. Los costos de los materiales e insumos utilizados en su fabricación.

  • 2. Los costos de la mano de obra involucrada en función del tiempo transcurrido para fabricarlo.

  • 3. Los costos de la carga fabril o Costos Indirectos de Fabricación (CIF).

  • 4. Por un cuarto componente que en algunos casos pueda utilizarse y es el de servicios involucrados en el proceso productivo.

Veamos como incide cada uno de ellos:

  1. Materias primas y materiales (Insumos). De acuerdo a la formula maestra o receta, los insumos necesarios para la fabricación deben ser considerados en cada etapa del proceso incluyendo sus desperdicios o merma, en el caso que aplicase, así mismo deben ser comprados en las cantidades adecuadas con reabastecimientos necesarios para no detener la producción de los bienes, no menos importante es el costo de adquisición, pero recuerda que es el mismo costo de tu competencia, así que sobre eso no se puede hacer mucho a menos que se negocie descuentos por volúmenes.
  2. Mano de obra. Mientras los empleados de la fábrica se encuentran sin producir se vuelves un gasto, el cual no puede evitarse la empresa, así que lo ideal es que desde que inicia la jornada hasta que termina, el empleado tenga un lote u orden de Producción en la cual trabajar.
  3. Carga fabril (CIF). Debe tenerse cuidado con esta asignación, pues debe ser en función del uso de los recursos de planta o maquinaria involucrada en el proceso productivo, lo cual el contador de costos debe determinar, ya que podemos elevar o reducir el costo erróneamente.
  4. Este costo debe ser aplicado al producto siempre y cuando el servicio sea una operación más en el proceso de fabricación.

Basado en estos cuatro componentes, se derivan preguntas obligadas, como, por ejemplo:

¿Es rentable mi fabrica?

¿cómo puedo volver rentable o más rentable mi empresa de manufactura?

¿Son rentables todos mis productos o unos subsidian a otros?

Para responder a estas preguntas de forma acertada debemos tener registros fehacientes de lo que ocurre en la planta y para lograr eso necesitamos un ERP tal como lo ofrece la  solución BEST-ERP